Por Jorge Díaz 

Foto de: collage/ CubitaNOW

“Pídale perdón a Cristo”, se llama el tema que dedica el cantautor venezolano Juan Medici al papa Francisco.

Su letra tiene inspiración en los sucesos de este fin de semana, donde se les prohibió a los cubanos el ingreso a la Plaza de San Pedro, a pedir misericordia al máximo líder de la Iglesia Católica.

Medici hace alusión directa al momento en que la policía del sitio y los agentes de seguridad, quitaron una bandera a un cubano que si pudo pasar a la plaza y lo obligaron a ponerse de pie.

El cubano hacía una oración de rodillas y con los brazos abiertos, en sus manos la enseña nacional de la isla.

De hecho la canción inicia: “El papa decidió que está prohibido rezar, con la bandera de Cuba, pa’ pedir por libertad”.

Los sucesos del fin de semana han causado diferentes reacciones entre fieles del mundo entero. Como reflejó la prensa italiana “el Papa no quiso escuchar el grito desesperado, acompañado del ondear de la bandera cubana, blanco-rojo-azul de unos cientos de cubanos que fueron a Roma desde diferentes partes del mundo para poder manifestarse pacíficamente frente a la ventana del palacio apostólico, en la plaza del Vaticano, mientras Francisco rezaba el habitual Ángelus dominical”.

Para el periódico Il Messaggero, resulto extremadamente extraño que los cubanos no pudieran acceder a la plaza y fueran detenidos por la policía que no les permitió ingresar al hemiciclo Berniniano como tantos otros grupos: varias parroquias, un nutrido grupo de maratonistas, un comité de ciudadanos peruanos, seminaristas y estudiantes que también fueron recibidos por el Papa Francisco al final de la oración. Solo los cubanos fueron notoriamente ignorados aunque era imposible no notar su presencia porque en via della Conciliazione, envueltos en la bandera cubana, gritaron a todo pulmón y en varias ocasiones la tan deseada palabra: libertad.

Origen: cubitanow.com