Nada describe mejor a nuestro país que esta frase popular: “La Argentina es ese país en donde si te vas 20 días de viaje, no entendés nada, pero si te vas 20 años, todo sigue igual”.

Por Eleonora Cole

Quiero empezar esta columna con la analogía de la rana hervida.

“Una rana saltó un día a una olla de agua hirviendo. Inmediatamente, saltó para salir y escapar de ella. Su instinto fue salvarse y no aguantó ni un segundo en la olla.

Otro día, esa misma olla estaba llena de agua fría. Una rana saltó dentro y nadó tranquila por el agua de la olla. Estaba feliz en esa pileta improvisada.

Lo que la rana no sabía, es que el agua se iba calentando poco a poco. Así que al poco tiempo, el agua fría se transformó en agua templada. Pero la rana se fue acostumbrando, allí seguía, nadando plácidamente en ella. Sin embargo, poco a poco, el agua subió de temperatura. Tanto, que llegó a estar tan caliente, que la rana murió de calor. Ella, sin embargo, no se había dado cuenta, ya que el calor aumentaba de forma gradual y se iba acostumbrando a él”

———- o ———-

Así estamos. Con una sociedad anestesiada y políticos que viven en el pasado. Les presento a la Argentina color sepia. ¡Dame la repe!, diría Guido Kazca. Claro, sería graciosos si no fuese nuestra preocupante realidad.  

¿Se acuerdan de las zapatillas de Ruckauff? En marzo de 2001, el entonces gobernador bonaerense compró con fondos del Estado 800.000 pares de zapatillas que llevaban su firma impresa en la lengüeta, a un costo de $4,10. el par En aquella oportunidad, el calzado se entregó mediante los consejos escolares por el Consejo Provincial de la Familia y Desarrollo.

En septiembre de 2021 después del duro revés electoral del Frente de Todos la Municipalidad de Avellaneda regaló bicicletas y zapatillas en plena campaña. En General Rodríguez regalaron kits de electrodomésticos y en La Pampa (ya sin disimulo) regalaron directamente plata.

¿Seguimos?

El 20 de octubre de 1987, el Secretario de Comercio Interior de Alfonsín, Ricardo Mazzorín (sí, el de los pollos) anunciaba precios congelados de 80 productos mediante una locución en cadena nacional. Pero no fue el primero. Perón también lo hizo, 70 años atrás, durante su segundo mandato.

El 20 de octubre de 2021 el Secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, anuncia de forma inconsulta el congelamiento de más 1400 productos. El resto de la historia ya la conocemos. Me corrijo. La estamos padeciendo.  

Hay más.

En 2006, durante el gobierno de Néstor Kirchner, la por entonces Ministra de Economía, luego condenada por el hallazgo en su despacho de una bolsa con $100 mil, Felisa Miceli, tomó la decisión de cerrar las exportaciones de carne por seis meses. Se mantuvo por 10 años.

El 17 de mayo de 2021 el gobierno de Alberto Fernández decidió cerrar las exportaciones de carne para que los precios bajen en el mercado interno. No bajaron, claro. 

Escasez

Abril de 2013: “Argentinos van a Uruguay a cambiar las cubiertas de sus autos por el desabastecimiento que hay en el país”, titulaba uno de los principales diarios argentinos.  

Octubre 2021: conseguir una rueda de tractor es una odisea. Empiezan a escasear los insumos. “Los chacareros nos estamos convirtiendo en investigadores buscando una cubierta o dos cubiertas decapadas. Somos agentes secretos intentando descubrir quien tiene cual o tal repuesto”, sentencia el productor de Saliqueló, Arnoldo Mazzino.

Ejemplos

El 6 de octubre de 1938, un ex vicepresidente renunciaba a su pensión vitalicia.  Cúmpleme dejar constancia al señor Presidente (Ortiz) de mi decisión irrevocable de no acogerme a los beneficios de dicha Ley”, señaló por entonces Elpidio Gonzalez, exvicepresidente de la Nación. Murió pobre. 

27 de octubre de 2021. Cristina Kirchner cobrará dos pensiones de privilegio por un total de $2,5 millones por mes. Además reclama un retroactivo de $120 millones.

Ah no, pará, acá no nos quedamos en el pasado. Todo lo contario. Mala mía.

Nada describe mejor a nuestro país que esta frase popular: “La Argentina es ese país en donde si te vas 20 días de viaje, no entendés nada, pero si te vas 20 años, todo sigue igual”. 

Origen: Agrofy News