INCOMODO.jpg

El ex candidato presidencial de Estados Unidos evitó el toqueteo de su par argentino, tras las citas frustradas del viaje.

Alberto Fernández se encuentra en plena gira por Europa, donde participó del encuentro del G-20 en Roma y por estas horas forma parte de la cumbre en Glasgow por el cambio climático. Se codea con centenares de líderes mundiales. Pero también suma desaires. Ahora se hizo viral un video que muestra cómo John Kerry, enviado de Estados Unidos, le saca la mano del hombro.

El recorte de video dura apenas 20 segundos. Se ve al mandatario argentino, de espaldas, saludar efusivamente a Kerry, enviado especial del gobierno de Joe Biden para desplegar la postura estadounidense en la agenda del Cambio Climático.

Con el barbijo colgando de una oreja, Fernández intercambia algunas palabras con el ex candidato presidencial estadounidense. Y, acaso demasiado cariñoso, posa su mano derecha sobre el hombro izquierdo de Kerry.

El ex secretario de Estado de EE.UU. se muestra sorprendido y reacciona con evidente incomodidad: con una mano toma de la muñeca a Fernández y con la otra sujeta el codo del argentino, para retirarle el brazo y evitar el toqueteo.

Mientras tanto, la canciller alemana Angela Merkel atraviesa la escena por un rincón, con gesto presuroso, también esquiva y con alguna molestia.

Alberto Fernández participó este lunes de un conferencia de Cumbre de Líderes de la ONU en Glasgow. Allí aseguró que «el desarrollo sostenible está en terapia intensiva». Este martes tendrá lugar su intervención en la cumbre del clima y horas más tarde emprenderá el regreso a la Argentina.

No fue el primer intercambio entre Alberto F. y Kerry. El anterior sí se ajustó al protocolo: mantuvieron una reunión privada el 14 de mayo pasado, también en Roma, cuando el mandatario argentino recorrió Portugal, España, Francia, el Vaticano e Italia.

En esta nueva gira presidencial, Fernández buscaba concretar dos encuentros que persigue: con el papa Francisco y con Biden. Sin embargo, ninguna de esas citas tuvo lugar.

Sobre esos intentos frustrados versó el monólogo de Jorge Lanata en «PPT Box», de este domingo.

«Un objetivo de Alberto en Italia era reunirse con el Papa, pero Bergoglio no lo quiso recibir», dijo el periodista.

«Parece que no encontraba una cara de culo peor que la que le puso la última vez», agregó sobre el vínculo con el sumo pontífice. El conductor de TV y radio recordó así el gesto adusto del Papa en mayo pasado, en el retrato que lo mostró junto a la comitiva argentina.

Lanata también dijo que el «claro objetivo» del viaje a la cumbre del G-20 fue lograr «una reunión con Biden». Y que, a falta de cita oficial, Alberto Fernández promocionó con bombos y platillos un cruce en los pasillos con el mandatario estadounidense.

«En el Gobierno lo vendieron como ‘el encuentro con Biden’. Pero duró 40 segundos, y como Alberto no habla inglés, la mitad de los 40 segundos fueron del traductor», ironizó Lanata.

Y lanzó una propuesta para que coincidan las agendas presidenciales cuando haya un nuevo intento de cónclave: «La reunión hubiese durado más si se lo encontraba en los mingitorios del baño».

A este llamativo gesto de Kerry y los encuentros que no fueron con Biden y el Papa se suma otro dato que no pasó desapercibido: Alberto Fernández pegó el faltazo a la tradicional foto de los presidentes del G-20 en la Fontana di Trevi, donde cumplieron con el ritual de lanzar una moneda al agua.

Biden, por su parte, tuvo su propio momento viral, cuando se difundió en redes un video en el que pareció quedarse dormido en una de las charlas de la ONU.

CLARIN