Un grupo de legisladores del Frente de Todos amenaza con crear un bloque propio, lo que terminaría de partir el capital político de Cristina Kirchner en la Cámara Alta.