La hija de la vicepresidenta de la Nación generó alarma entre sus seguidores luego de publicar imágenes en las que se la observa con una marcada delgadez.

Florencia Kirchner, la hija de Cristina Fernández y Néstor Kirchner, generó preocupación entre sus seguidores de Instagram por su físico.

Flor, de 31 años, publicó una serie de fotos desde el interior de un baño y escribió: “31 de diciembre. Un baño de visitas. Jugando con el fuera de foco. Yo también hago estas boludeces (cuando nadie me ve)”.

Lo que llamó la atención a los internautas fue la delgadez de la más joven de los Kirchner, incluso hubo quienes pidieron ayuda por su estado de salud.

«Mamá, Flor no está nada saludable. Ocupate de ella en vez de encubrir tus delitos. ¡Gracias!», posteó en Twitter Déborah Kahan, especialista en marketing y comunicación. E insistió: «¡Hagan algo ya! ¡Please! Flor K no está bien».

Y agregó: “La extrema delgadez es enfermedad. Y difundir esto es necesario. A todos los que dicen que las fotos que subió Flor K no está bueno publicar, les cuento que de ese modo no colaboran. Para concientizar, hay que mostrar. ¡Está pidiendo ayuda! ¡Urgente!”.

Florencia Kirchner estuvo un año internada en una clínica de La Habana, Cuba, y según puntualizó en aquella oportunidad la actual Vicepresidenta la causa se debió a un “trastorno de estrés postraumático; síndrome purpúrico -en estudio-, polineuropatía sensitiva desmielinizante –de etiología desconocida-, amenorrea -en estudio-, bajo peso corporal y linfedema ligero de miembros inferiores -de etiología no precisada-«.

Origen: cadena3.com