¿Creen los ucranianos que es posible una invasión rusa? ¿Y cuántos de ellos estarían dispuestos a defender a su país? Las encuestas arrojan a veces resultados sorprendentes, y los expertos tratan de explicarlos.

Imagen satelital, de noviembre de 2021, del equipo militar ruso cerca de Smolensk (Rusia).

Debido al despliegue de tropas rusas en las fronteras con Ucrania, la situación sigue siendo tensa y los países occidentales intentan persuadir al Kremlin para que reduzca esa tensión. Mientras tanto, autoridades ucranianas han comunicado a su propia población que, si bien es poco probable que se produzca una invasión en un futuro cercano, la amenaza de Rusia es real.

Esta opinión es compartida por casi la mitad de los ucranianos. Según una encuesta realizada hace unos días por el Instituto Internacional de Sociología de Kiev (KIIS), el 48,1 por ciento de los ucranianos cree que la amenaza de una invasión es real. El 39,1 por ciento cree que no se producirá una invasión. Y otro 12,8 por ciento de los consultados sigue sin tener una opinión o no quiere comentar al respecto.

La evaluación de los ucranianos, analiza el instituto, apenas ha variado desde la última encuesta realizada a mediados de diciembre. En ese momento, el 49,2 por ciento de la población veía un peligro real y el 41,4 por ciento decía estar seguro de que no habría invasión.

El presidente ucraniano Volodimir Zelenski.El presidente ucraniano Volodimir Zelenski.

«La creencia de que Rusia no atacará puede basarse en diversas razones: desde la simpatía por Rusia hasta la confianza en que la reacción de Ucrania y de la comunidad internacional lo impedirá», afirma a DW el subdirector del Centro de Investigación Razumkov de Ucrania, Mychaylo Mishchenko.

Sin embargo, según él, sobre todo los que piensan que una reacción de la comunidad mundial podría detener a Rusia confían más en que no habrá invasión. El experto también señala que algunos ucranianos ven las acciones del Kremlin solo como un chantaje.

Formarse una opinión a través de las redes sociales

Volodymyr Paniotto, director general de KIIS, cree que la opinión pública en Ucrania —como en cualquier otro lugar— se forma con mucha rapidez bajo la influencia de cierta información, luego se consolida y no cambia significativamente después. La gente busca fuentes que corroboren aún más sus opiniones. Y es más probable que confíen en esas fuentes, dice.

«En Ucrania, el número de personas que usan internet y las redes sociales ha aumentado en los últimos dos años. Ahora, esa tendencia se ha intensificado. Esto se debe a que las redes sociales son rápidas y sus algoritmos están diseñados para proporcionar a la gente solo la información que les gusta», explica el sociólogo a DW. Por ello, la gente se encuentra en una especie de «burbuja informativa». Lo que consolida aún más sus actitudes, que luego son difíciles de cambiar, según Paniotto.

Casi la mitad de los ucranianos cree que la amenaza de una invasión rusa es real, según una encuesta. Casi la mitad de los ucranianos cree que la amenaza de una invasión rusa es real, según una encuesta.

Los informes de que algunos países occidentales ya están evacuando a los familiares del personal de sus embajadas también podrían influir en el modo en que los ucranianos se forman una opinión al respecto. De acuerdo con Mychajlo Mishchenko, algunos ucranianos ven esto como medidas concretas adoptadas por los países para proteger a sus ciudadanos, y otros solo como una medida de precaución. En este contexto, sin embargo, muchos ucranianos publican en las redes sociales cada vez más, por ejemplo, consejos sobre cómo hacer bien una «maleta de emergencia» o cómo comportarse en caso de guerra.

Prepararse para resistir o huir

El sociólogo Paniotto afirma que las noticias sobre la evacuación de las embajadas pueden aumentar el temor a una invasión entre la población ucraniana, pero eso no significa que todos se estén preparando para un ataque. «Por supuesto, las personas que creen que el peligro es real se prepararán más que las que no lo creen», sostiene el experto. Pero eso también depende de las posibilidades que tengan las personas, añade. Algunos, según Paniotto, empacarán una maleta para llevársela rápidamente, mientras que otros prepararán sus armas.

Al respecto, los resultados de la encuesta realizada por KIIS en diciembre arrojan más luz. En ese momento, los sociólogos observaron que, en caso de un ataque ruso, el 33,3 por ciento de los ucranianos estaría dispuesto a ofrecer resistencia armada. A un 21,7 por ciento le gustaría resistir de otras formas, como por ejemplo mediante protestas. Asimismo, el 14,8 por ciento de los encuestados dijo que se retiraría a una región más segura del país y el 9,3 por ciento huiría al extranjero. Por otro lado, un 18,6 por ciento de ucranianos no haría nada y un 12,1 por ciento aún no sabía qué haría.

(ct/rml)

dw.com