Fernández se pasó de listo con el fiscal del juicio a CFK y el funcionario lo paró: “No me falte el respeto señor Presidente”

Por Lucía Salinas

El jefe de Estado le había dicho al funcionario que tenía “un problema de comprensión” luego de reiteradas preguntas sobre las obras que había otorgado el kirchnerismo.

Alberto Fernández protagonizó este martes un hecho inédito: como presidente de la Nación declaró como testigo en el juicio por presunta corrupción en la obra pública que tiene acusada como jefa de la asociación ilícita que defraudó al Estado en $ 46.000 millones, a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Durante más de dos horas, respondió las preguntas de algunos abogados defensores. Y cuando fue el turno del fiscal Diego Luciani, tuvieron un momento de tensión: “No me falte el respeto señor Presidente”, llegó a decir el fiscal de la causa, quien interviene en el debate oral que inició en mayo de 2019.

Había transcurrido más de una hora y media desde que se había iniciado la audiencia a cargo del Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) presidido por el juez Jorge Gorini e integrado además por sus pares, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu.

Cuando fue el turno del Ministerio Público Fiscal, el interrogatorio se extendió más de lo esperado. El juez Gorini en un momento se refirió a la poca fluidez del momento, ya que los abogados defensores objetaron varias de las preguntas que formulaba Luciani quien aclaró en un momento que los aspectos en los que él buscaba indagar, responden a su función más esencial que es la de sostener las acusaciones del requerimiento que dio origen al juicio.

Alberto Fernández que venía respondiendo las preguntas que se le realizaban en un tono calmo, tuvo un momento de ofuscación cuando se le presentó una planilla anexa a la ley de Presupuesto sobre la ruta 288 asignada a Lázaro Báez, una de las 51 licitaciones que se le adjudicaron y que a su vez, según la acusación, integra el listado de obras inconclusas pero que se cobraron con un presunto sobreprecio.

En la planilla que se le mostró al jefe de Estado se consignaba una diferencia de $ 75 millones sobre el valor inicial de la obra de aquel camino nacional en suelo santacruceño. Cuando el fiscal consultó si como jefe de Gabinete conocía los motivos de la situación, si esa obra había sido concluida, o a qué correspondía la diferencia de costos, la situación cobró otro tono.

Fue cuando el Presidente le dijo a Luciani: “Doctor, me da la impresión de que usted no me escuchó bien antes”, ya que en diversas ocasiones había señalado que no recordaba todas las obras incluidas en las diferentes leyes de Presupuesto, ni el estado las mismas.

Cuando Luciani le dijo que sí lo había escuchado, Alberto Fernández fue más allá: “Ah pero entonces tiene un problema de comprensión”.

La replica de la fiscalía no se hizo esperar, “No me falte el respeto, Doctor”, le dijo. Eso ocurrió mientras el juez Jorge Gorini le dijo al jefe de Estado que no se extralimite con sus respuestas.

Reformulada la pregunta, el jefe de Estado sólo respondió que “no” sabía y no recordaba a qué ruta aludía el fiscal Luciani.

Fuente La Nación