Ayuda llegará «rápido» a Kiev dijo Camberra, evitando dar detalles para no «avisar al Gobierno ruso de lo que se le viene encima».

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, anunció este martes (01.03.2022) que aportará unos 70 millones de dólares australianos (45,4 millones de euros) para financiar la capacidad militar de Ucrania, en respuesta a la invasión rusa de su territorio.

«Estamos hablando de misiles, municiones y de apoyarles en la defensa de su propio territorio, en Ucrania, y lo haremos en colaboración de la OTAN», dijo Morrison en una rueda de prensa en Camberra, en la que aseguró que la ayuda militar letal y no letal «llegará rápido».

Morrison, quien ya había anunciado el domingo su intención de enviar armas a Ucrania, remarcó este martes que no dará muchos detalles sobre la ayuda militar a Ucrania para no «avisar al Gobierno ruso de lo que se le viene encima».

Fondos para asistencia humanitaria

Morrison también anunció que destinará 35 millones de dólares australianos (unos 25,7 millones de dólares estadounidenses o 27,7 millones de euros) para ayudar a las organizaciones internacionales en la respuesta a la crisis humanitaria, así como instó a los ucranianos-australianos que no viajen para combatir en el conflicto.

Con esta medida, Australia, nación aliada histórica de Estados Unidos, sigue los pasos de otras naciones que se han comprometido a enviar armas para apoyar a las tropas ucranianas que combaten en su país a las desplegadas por Moscú.

El Ejecutivo de Camberra ya se había comprometido anteriormente a enviar ayuda militar «no letal» y suministros médicos a Ucrania, así como destinar fondos y apoyar a Ucrania ante ciberataques, aunque ha dejado en claro que no enviará tropas a Europa porque su prioridad es defender el Indopacífico, en donde preocupa la expansión de China.

Australia -en la misma línea de Estados Unidos, Reino Unido, la Unión Europea y otras naciones aliadas- ha impuesto sanciones contra políticos -incluido el presidente ruso, Vladimir Putin-, militares y oligarcas rusos, además de varios bancos y prohibir la inversión en las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk.

jc (afp, ap)

DW.COM