Preferían que se hiciera con el poder el entonces vicepresidente Biden, que “llevaría a los EE.UU. a la crísis”Obama viaja por sorpresa a Afganistán

Obama viaja por sorpresa a Afganistán
Al Qaeda revela, en una de sus últimas publicaciones, que el que fuera su cabecilla máximo, Osama Bin Laden, tuvo dos células preparadas para acabar con la vida del entonces presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, durante una de las dos visitas que hizo a Afganistán en 2010, sin concretar si fue la de marzo o de la diciembre. Meses después, en mayo de 2011, un comando de los Navy Seal acabaría con la vida del terrorista en su escondite de Pakistán.

Lo curioso es que Ben Laden, que deseaba la muerte de Obama, pedía que no se atacara a su vicepresidente, Joe Biden, en la actualidad al frente de la Casa Blanca, ya que, en caso de lograr acabar con la vida de Obama, se convertiría en presidente y llevaría, irremisiblemente, a a los Estados Unidos a la crisis, ya que, en su opinión, no era una persona capacitada para el cargo.

En la visita que Obama hizo a Afganistán en marzo de 2010 marcó como objetivo derrotar a Al Qaeda, “impedir que vuelva a refugiarse en este territorio y ceder después su destino al pueblo afgano”.

La de diciembre (el presidente ya estaba al tanto de los importantes avances que se realizaban para centrar el escondite de Laden) estuvo rodeada de impresionanates medidas de seguridad, quizás porque, probablemente, se contaba con información sobre las intenciones de Al Qaeda.

En la publicación, aparecida ahora, de la banda yihadista y en la línea de lo que escribió Osama, los terroristas consideran que Biden ha llevado a su país a la crisis y citan, como dato significativo, la toma del poder en Afganistán por los talibanes, al tiempo que renuevan su juramento de fidelidad a su líder, Hibatullah Akhundzada y lo consideran el “Comandante de los Creyentes” con autoridad sobre todos los musulmanes del mundo, según la traducción ofrecida por Memri.

Presentan la presidencia de Biden como el último episodio del continuo declive de EE. EE. UU. ha sufrido por la pandemia de COVID-19 y la mala gestión presidencial del problema. La enfermedad es presentada como una maldición lanzada por Alá contra Occidente.

Hablando de la toma de control de Afganistán por parte de los talibanes y la retirada de los americanos, el artículo afirma que EE. UU. sufrió una “derrota devastadora” cuando Alá “concedió a sus siervos los muyahidines, y a su cabeza la valiente nación afgana y los muyahidines de la ummah islámica en todos los frentes, poder sobre el cuello de los estadounidenses”.

El artículo señala que el “fallido” presidente Biden prometió a los estadounidenses que la retirada de Estados Unidos de Afganistán no sería como la humillante salida de Vietnam, pero “Alá quiso que su huida de Afganistán fuera un fracaso mayor y más humillante, y que viviese en el aire”. Como Ben Laden predijo, Kabul ha sido liberada. “Pronto, si Alá quiere, Al-Aqsa, La Meca, Medina, Delhi y otras tierras del Islam serán liberadas”, subrayan

“La victoria del Islam y sus adeptos en Afganistán sobre la mayor democracia del mundo, Estados Unidos, y sus aliados en la OTAN, es un presagio de que la democracia pronto terminará y caerá en el olvido, como cayó en el olvido el comunismo, concluyen.

Origen: larazon.es