En el Instituto Patria está comenzando a ganar espacio la idea de adelantar la elección presidencial 2023. Esa idea crece al ritmo de la pelea entre el presidente y la vice. También por la magnitud de la crisis inflacionaria en curso. La hipótesis que se maneja es hacer las PASO en marzo y las generales en junio. Uno de los beneficios para el oficialismo de este cambio reside en la posibilidad de seguir postergando el ajuste y pasarle la bomba de tiempo al ganador de los comicios. Pero el problema es que si pierde el peronismo, Fernández tendrá que gobernar seis meses con poder cero.

Cristina-Massa

Pero los entusiastas de un adelantamiento electoral conservan la esperanza de que el peronismo vuelva a ganar en 2023. ¿Con qué candidatos? El desiderátum es armar una fórmula con Cristina Kirchner como candidata a presidente y Sergio Massa como candidato a vice. La aspiración se completa con la candidatura a gobernador de Buenos Aires del actual ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, que ha estado haciendo giras por el exterior con empaque de candidato presidencial. Esta martingala K no incluye sin embargo en lugares de interés ni a Axel Kicillof, ni  Martín Insaurralde.

Ofertas sorprendentes

El desafío de Aníbal Fernández a Cristina Kirchner para que compita en unas PASO subió la temperatura de la interna entre el presidente y la vice. Para bajarla Alberto Fernández reunió a los periodistas que viajaron con él a Europa y les dijo que no piensa en al reelección. Sin embargo, fuentes del peronismo dejaron trascender que el presidente les ofreció un lugar en la fórmula para el año que viene a dos gobernadores, al cordobés y peronista no “K” Juan Schiaretti y al neuquino Omar Gutiérrez. Schiaretti quedó sorprendido por la oferta y por la manera en que Fernández ve la situación actual.

Macri, siempre en el medio

El lunes la Fundación Libertad reunió en una comida a lo más granado de la oposición promercado, esa a la que el kirchnerismo llama neoliberal. El invitado estrella fue el Premio Nobel Mario Vargas Llosa ubicado junto a Mauricio Macri. Estuvieron Ricardo López Murphy, Patricia Bullrich, Alfredo Cornejo, Martín Lousteau y hasta Enrique “el Coti” Nosiglia, en una palabra, toda Evolución Radical. Los que brillaron por su ausencia fueron los radicales de Gerardo Morales. Otro que no apareció fue Javier Milei. No fue un acto de campaña; más bien una muestra de convocatoria y filiación.

Origen: La Prensa