En su análisis del pensamiento evolucionista de Hayek, Shearmur hace algunas observaciones muy útiles. Hayek llama con razón al mercado libre un orden espontáneo, en el sentido de que ningún plan central controla su funcionamiento

Instituto Mises

Como reconoce Shearmur, Hayek no apoyaba de hecho el libre mercado en la medida en que lo hacía Mises. (Archivo)

El libro de Friedrich Hayek Camino de servidumbre fue un éxito de ventas cuando se publicó en 1944, y desde entonces sigue siendo una de las obras clásicas de la literatura de la libertad. Sin embargo, a mucha gente le cuesta entenderlo. Después de que Glenn Beck presentara el libro en su programa de televisión en 2010, lo que provocó un aumento de la demanda, un destacado orador en los eventos del Instituto Mises me dijo que el libro le parecía denso y difícil, y predijo que los nuevos lectores de Hayek pronto se alejarían del libro con desconcierto.

Me gustaría discutir esta semana una forma útil de entender el argumento central del libro de Hayek que se encuentra en el libro de Jeremy Shearmur Hayek and After: Hayekian Liberalism as a Research Programme (Routledge, 1996). Según Shearmur, Hayek comenzó como socialista, y a lo largo de su vida conservó mucha simpatía por los valores socialistas. Su dedicatoria de Camino de servidumbre a «los socialistas de todos los partidos» no fue en absoluto insincera. Pero llegó a creer que los fines del socialismo no podían realizarse con medios socialistas, y consideró que era su deber transmitir esta opinión a un amplio público.

¿Por qué el socialismo fracasa inevitablemente en alcanzar los fines de prosperidad, justicia y felicidad que profesa? La respuesta principal no sorprenderá a los lectores de mises.org: el cálculo económico no es posible en una economía socialista. El argumento de Ludwig von Mises en este sentido derribó el propio compromiso de Hayek con el socialismo; y después de conocer el argumento de Mises, consideró que los precios de mercado eran esenciales para un sistema económico que funcionara.

Hayek vio que un argumento análogo podía extenderse a la esfera política. Al igual que el planificador socialista no tiene medios para medir los proyectos económicos en una escala monetaria común para juzgar su eficiencia, el planificador no puede combinar las preferencias conflictivas de los individuos en un conjunto coherente de objetivos. Dice Shearmur,

Hayek argumentó que una autoridad de planificación tendrá que tomar decisiones entre varias formas alternativas de utilizar los recursos, y afirma que «no hay, dentro de amplios límites, ningún motivo por el que una persona pueda convencer a otra de que una decisión es más razonable que la otra».

¿Qué puede hacer entonces el planificador? Hayek sugiere que el planificador intentará imponer su propio conjunto de prioridades a la sociedad, y luego pregunta: «¿No es ésta una breve caracterización muy buena de la tiranía?» La mayor parte de Camino de servidumbre consiste en un relato de cómo el nazismo surgió de ideas comunes en el movimiento socialista alemán; y Hayek muestra con cuidadoso detalle que el intento de planificar la sociedad niega la libertad.

El análisis de Hayek se basa en una premisa controvertida. Para que su argumento funcione, no debe darse el caso de que la razón dicte un conjunto común de valores que la mayoría de la gente comprenda fácilmente. Si es así, el planificador puede evitar el dilema en el que Hayek se esfuerza por situarlo. Dado que casi todo el mundo, si es razonable, estará de acuerdo con los valores, el planificador no necesita imponer sus propias preferencias a una población que no está dispuesta.

Por cierto, el argumento de Hayek, en contra de mi creencia errónea durante muchos años, no depende de la suposición de que no hay valores objetivos. Éstos pueden coexistir en términos totalmente buenos con su argumento siempre que la gente no pueda captarlos fácilmente o siempre que los valores objetivos que la mayoría de la gente puede captar no sean suficientes para resolver las cuestiones sociales en disputa. De no ser así, las preferencias seguirán en conflicto sin esperanza de resolución.

Si el relato de Shearmur sobre el argumento de Hayek en Camino de servidumbre es correcto, Hayek parece haber cumplido la tarea que se propuso. Pretende demostrar que el socialismo subvierte los valores a los que aparentemente aspira, y parece haberlo hecho. ¿Debemos entonces declarar que el programa de investigación hayekiano es un éxito?

No tan rápido, dice Shearmur. Hayek no ha demostrado que el mercado libre sin trabas sea necesario para una teoría política sólida. El socialismo, ya lo hemos visto, está descartado; pero ¿qué pasa con el Estado del bienestar? ¿No es posible, por todo lo que ha demostrado Hayek, seguir adelante con la Seguridad Social, el Medicare, el antimonopolio, la regulación de la seguridad y otras variedades de intervencionismo? ¿Exigen estas medidas la escala de valores unificada que Hayek sostiene que conduce a la servidumbre? ¿Por qué requieren algo más que la concurrencia de una mayoría democrática para ser instituidas?

Si el programa de Hayek ha de ser declarado un éxito, entonces, necesita terminar el trabajo. Debe ampliar su argumento para que se aplique al asistencialismo, además del socialismo a gran escala. ¿O debe hacerlo? Como reconoce Shearmur, su análisis se enfrenta a un problema. Piensa que el argumento de Hayek es incompleto porque no conduce por sí mismo a apoyar el libre mercado. Pero esto supone que Hayek estaba tratando de defender un mercado sin trabas: si no lo estaba, el argumento de Hayek no falla en sus propios términos.

Como reconoce Shearmur, Hayek no apoyaba de hecho el libre mercado en la medida en que lo hacía Mises.

Hayek no es un defensor de laissez faire; no se opone a que el gobierno desempeñe un papel considerable; por ejemplo, en el ámbito de la provisión de bienes públicos, en la ayuda al buen funcionamiento del orden de mercado y también en la satisfacción de las necesidades de bienestar…. A la luz del papel activo que otorga al gobierno en Camino de servidumbre, cabe preguntarse hasta qué punto se le puede calificar de liberal clásico.

Pero a pesar de su temprana simpatía por los valores socialistas, Hayek se convirtió en un liberal clásico más tarde en su vida; si se pusiera en práctica un «imperio de la ley» del tipo que él favorecía, habría que desmantelar gran parte del Estado de bienestar contemporáneo.

En su esfuerzo por defender una sociedad liberal más o menos clásica, Hayek recurrió cada vez más a consideraciones evolutivas. Los órdenes espontáneos, que no se rigen por un plan consciente, pueden mantener poblaciones más grandes que otras formas alternativas de organización social. Por tanto, tenderán a suplantar a sus rivales más intervencionistas, y lo merecen plenamente.

En su análisis del pensamiento evolucionista de Hayek, Shearmur hace algunas observaciones muy útiles. Hayek llama con razón al mercado libre un orden espontáneo, en el sentido de que ningún plan central controla su funcionamiento. Pero de ello no se deduce que el mercado tenga que establecerse mediante un proceso de evolución, o que sea de alguna manera mejor si lo es: «A nivel teórico, también está claro que el entusiasmo conservador de Hayek por las cosas evolucionadas no puede sostenerse» Los productos de la evolución pueden ser buenos o malos, un lugar común que Hayek suele pasar por alto.

Además, el método de Hayek para juzgar las sociedades tiene poco que recomendar. ¿Por qué la sociedad que puede mantener al mayor número de personas debería ser considerada la más valiosa? Shearmur denomina divertidamente este criterio como «la revisión de Hayek de Bentham (de la Mayor felicidad del mayor número a El mayor número)».

Los lectores que quieran argumentos completos contra el intervencionismo deben leer a Mises y Rothbard, en lugar de seguir a Hayek en el pantano de la especulación evolucionista. Afortunadamente, el audaz y original argumento de Hayek contra el socialismo no depende de su argumento evolutivo sobre el progreso humano.

Este artículo fue publicado inicialmente en Mises.org


David Gordon es miembro senior del Instituto Ludwig von Mises. Fue educado en UCLA, donde obtuvo su doctorado en historia intelectual. 

Origen: PanamPost