Denuncian descargas eléctricas, golpes, amenazas y violaciones a mujeres

El régimen de Putin sigue violando los derechos humanos en su invasión de Ucrania, ahora también con torturas contra los prisioneros de guerra.

La comisionada de derechos humanos del parlamento ucraniano, Lyudmila Denisova, ha publicado hoy un informe, en ucraniano y en inglés, en el que denuncia los tratos vejatorios que están sufriendo los prisioneros de guerra ucranianos por parte de los rusos. Por su interés podéis leer a continuación la traducción al español de este informe.

Rusia sigue violando la Convención de Ginebra relativa al trato debido a los prisioneros de guerra

Durante una visita de control al centro de salud donde se encuentran detenidos los militares ucranianos, denunciaron torturas y malos tratos de los ocupantes.

La mayoría de los militares ucranianos fueron hechos prisioneros por los ocupantes cerca de Mariupol. Inicialmente, se mantuvieron en sótanos y dependencias. Luego fueron trasladados a la caseta de vigilancia, el centro de detención preventiva en Donetsk y la colonia correccional Nº120, que se encuentran en el territorio temporalmente ocupado. Posteriormente, fueron trasladados a los centros de detención preventiva de Taganrog y Voronezh.

Durante el traslado, a los soldados ucranianos les vendaron los ojos, les cubrieron la cabeza con un saco y les ataron las manos con cuerdas.

En el cautiverio, los militares ucranianos fueron torturados, amenazados de muerte, golpeados y humillados.

La tortura se usó con extrema crueldad contra oficiales de las Fuerzas Armadas de Ucrania y soldados de las Fuerzas Especiales de Azov.

Durante los interrogatorios, los prisioneros de guerra ucranianos fueron puestos de rodillas, golpeados en los dedos de los pies y les abrieron heridas con la culata de una ametralladora, usaron alicates, les colocaron una venda alrededor del cuello y los estrangularon. Además, los torturaron con descargas eléctricas, los golpearon con una porra y les dieron patadas.

Los militares ucranianos informaron que los rashistas les administraron drogas desconocidas con la letra “M”, después de lo cual se desmayaron y perdieron la memoria.

Los ocupantes obligaron a los soldados ucranianos a aprender el poema “Perdónanos, nativos rusos”, el himno de la federación rusa, la historia de la creación del emblema y la bandera de la federación rusa, de lo contrario, usaron tortura y tortura.

Las prisioneras de guerra ucranianas detenidas en el centro de detención preventiva de Donetsk dijeron que había al menos 17-20 de ellas en las celdas para 2-3 personas. En lugar de un baño, un balde. Las mujeres se vieron privadas de productos de higiene y de la oportunidad de lavarse. Fueron sometidas a presión psicológica: hombres ucranianos cautivos fueron brutalmente golpeados frente a ellas. Las mujeres cautivas también fueron obligadas a tener relaciones sexuales.

Los militares ucranianos no recibieron atención médica vital. El médico los examinó solo antes de que fueran trasladados al campo de prisioneros de guerra en Sebastopol, donde los representantes del CICR brindaron asistencia.

A los ucranianos no se les dio agua, sólo 1,5 litros para 30-40 personas, comida limitada: en la dieta diaria de ORDO consistía en un trozo de pan y manteca de cerdo. Los rashis a veces se burlaban de la carne y decían que era “humana”.

Los militares ucranianos se vieron privados de la oportunidad de contactar a sus familiares. Las tarjetas de identificación de la Agencia Central de Inteligencia del CICR previstas en el artículo 70 de la Convención de Ginebra de 1949, que deben enviarse inmediatamente después de la captura, se completaron solo inmediatamente antes del intercambio.

Por estos actos criminales, Rusia violó los derechos de los prisioneros de guerra, garantizados por las disposiciones de los artículos 17, 19, 20, 21, 22, 24-27, 29-31, 46, 48, 69-71 de la Convención de Ginebra relativa al trato de los prisioneros de guerra.

Hago un llamamiento a la Comisión de la ONU para la Investigación de las Violaciones de los Derechos Humanos durante la invasión militar de Rusia a Ucrania para que tenga en cuenta estos hechos de las violaciones de los derechos de los ciudadanos ucranianos por parte de Rusia.

Foto: Ministerio de Defensa de la Federación Rusa. Un militar ruso registrando a un soldado ucraniano capturado en la factoría de Azovstal de Mariupol, en Ucrania, el 18 de mayo.

Origen: Outono