Por Rubén Lasagno

En medio de una crisis histórica en el país, con la sociedad empobrecida, sin clases, con falta de energía por todos lados, la inseguridad que mata personas y esperanzas, medio país que sufre la falta de gas oil lo cual impide el transporte y la producción, una inflación del 165% desde que asumió el gobierno de Alberto y Cristina, los pagos al FMI que no van a poder cumplir, la recesión, el desempleo que castiga en todos los rincones de la Argentina, la multiplicación exponencial de las ayudas sociales que suplantan al trabajo genuino, la máquina de hacer billetes que no deja de funcionar y la miserabilidad en la cual se encuentran los jubilados, la salud y la educación, al gobierno no se le ocurrió mejor idea que “federalizar” la Corte Suprema de Justicia, como si se tratara del Directorio de una empresa pública.

La desesperada “reforma” que quiere darle el gobierno es nada más y nada menos que llevar la cantidad de miembros a 25, uno por cada provincia y uno más de nación tras la falacia discursiva de hacerla “más moderna, federal, eficaz e inclusiva” una definición exactamente contraria a lo que sería en la práctica el funcionamiento del máximo Tribunal.

Corte Suprema

La desesperación del gobierno por desarmar a la Corte Suprema y llenarla de jueces afines, ha terminado en esta verdadera afrenta al sentido común. Es una manipulación desesperada, una arremetida pírrica contra el máximo Tribunal y para ese fin han unido a gobernadores como Alicia Kirchner, interesados directos de sostener el poder y limpiar las causas (actuales y anteriores) que comprometen a los integrantes de la banda gobernante, no solo los de la familia de la mandataria.

Algunos consideran a la iniciativa una señal de “reconquista” de Alberto hacia Cristina, pero en realidad responde a un plan pre concebido y donde la mano de Carlos Zannini y de CFK se nota desde el análisis general de este hecho absolutamente planificado para producir un asalto sobre la justicia argentina a fin de controlarla totalmente y matar cualquier atisbo de independencia que complique la ecuación de poder del kirchnerismo. Los argumentos y los fundamentos esgrimidos como el “federalismo”, son parte de la falacia del mensaje que dan para confundir y seguir adelante.

Igual pero distinto

Lo que el kirchnerismo pretende hacer hoy con la Corte Suprema de Justicia, ampliando descaradamente de 5 a 25 miembros, es similar, salvando la distancia y los poderes involucrados, a lo que hizo Néstor Kirchner en Santa Cruz, cuando instaló la figura del “Diputado por el Pueblo”.

En 1998 Kirchner como gobernador llevó a cabo la reforma de la Constitución provincial para asegurarse la reelección indefinida, generó los mecanismos para elegir los jueces propios a través de la creación del Consejo e la Magistratura y realizó modificaciones fundamentales en la Ley Electoral de la provincia, creando las figura del “Diputado por el Pueblo”.

Esto significaba que a los 10 diputados provinciales, se les agregaban 14 más por municipio. Con este ardid, NK se aseguraba las manos en la Legislatura provincial. Con solo 10 diputados, las posibilidades de perder alguno en manos de la oposición hacía peligrar la hegemonía oficialista en el recinto.

Por este motivo y teniendo en cuenta que los intendentes en su mayoría son del FPV/PJ o en el caso de ser Radicales suelen jugar para el oficialismo (como lo hemos visto desde siempre en Santa Cruz), Néstor Kirchner bajo la premisa de que cada municipio tendría voz en la Cámara de Diputados donde podrían expresar las necesidades de su localidad y visibilizar y dar soluciones concretas, puso en vigencia 14 diputados más que resultaron ser todos ellos aportantes de manos al Ejecutivo, por cuanto a cada intendente los manejaban y los manejan con la billetera del gobierno provincial y les dan o retacean fondos, de acuerdo a como voten en la Cámara.

En términos generales, con la Corte quieren hacer lo mismo. Cooptarla mediante la falsa federalización a instancia de los gobernadores, creando una “justicia propia”, donde vayan a parar todas las causas de la Omertá.

Dos Poderes distintos, con una modalidad de cooptación parecido. Nada nuevo bajo el puente, todo lo que aplican a nivel nacional, el kirchnerismo ya lo aplicó en Santa Cruz.

Origen:  OPI Santa Cruz