El dossier sobre los iraníes de la inteligencia de EEUU podría estarse usando en la negociación por el acuerdo nuclear con Irán.

Según una senadora republicana, la administración Biden estaría negociando con la información de los iraníes en Argentina, para impulsar un acuerdo nuclear con Irán.

Redacción | Primer Informe

La investigación sobre la presencia y actividades de la tripulación venezolana iraní del vuelo de EMTRASUR retenido en Buenos Aires, está en un punto crítico, a la espera de la información solicitada a Estados Unidos que no termina de llegar.

El juez federal Federico Villena y la fiscal federal Cecilia Incardona no pueden avanzar con la investigación pues faltan datos claves sobre los iraníes. Aún no se ha podido confirmar que el piloto Gholamreza Ghasemi participó en actos de terrorismo internacional. Igualmente con ninguno de los otros 18 tripulantes del Boeing 747-300 que fue detenido en Buenos Aires.

Mientras tanto, en EEUU, la senadora Joni Ernst destapó con una carta al fiscal general, lo que podrían ser las verdaderas intenciones de la administración Biden.

Presuntamente, el Departamento de Justicia de EEUU posee información clave sobre los tripulantes iraníes que permanecen en Argentina. «(…) pero la administracón de Joe Biden ignora sospechosamente las solicitudes hechas por la justicia argentina, incluso en virtud de las obligaciones del tratado entre los dos países», escribió Ernst al fiscal Merrick Garland.

Ernst detalló cómo actuó la administración Biden después del escándalo en Argentina con los vínculos directos de sus tripulantes con la Guardia Revolucionaria Iraní. «Biden se ha negado a proporcionar a los funcionarios argentinos encargados de hacer cumplir la ley información que confirme los vínculos con actividades terroristas».

LEA TAMBIÉN: Justicia argentina ordena liberación de la carga del avión de EMTRASUR

Acuerdo nuclear

La semana pasada, los servicios diplomáticos iraníes transmitieron al representante argentino en Teherán «la grave preocupación del gobierno iraní y de las familias de la tripulación iraní por la continua incautación de sus documentos de viaje y la restricción de su salida del país».

Villena e Incardona solicitaron a los servicios de inteligencia de Occidente indagar más sobre Ghasemi. Sin embargo hasta el momento, según reporta Infobae, no llevó nada relevante desde Washington, Tel Aviv, París, Berlín y Londres.

Por esta razón, Ernst afirma que la situación «sugiere una priorización de otras partes de la agenda de esta administración, como las negociaciones sobre un nuevo acuerdo nuclear iraní».

“Si resulta que el Departamento de Justicia del presidente Biden está retrasando e ignorando deliberadamente las solicitudes del poder judicial argentino para llevar a cabo su investigación, incluso frente a las obligaciones del tratado, todo para priorizar la búsqueda desesperada y equivocada de la administración de un nuevo acuerdo nuclear con Irán. , sería una vergüenza y completamente inaceptable», acotó.

LEA TAMBIÉN: Por qué se frenó la investigación a la tripulación del avión venezolano iraní en Argentina

Lo que tiene la justicia

Hasta el momento, las autoridades han comprobado que Fars Air Qeshm colaboró con la organización terrorista Fuerza Quds y Hezbollah, junto a Mahan Air. Además se comprobaron las vinculaciones entre Ghasemi y Gars Air Qeshm y Mahan Air.

Los pasaportes presentados por los imputados son originales, sin embargo ninguno de los nombres están en las bases de dato sobre terrorismo global. Los servicios de inteligencia de Occidente no cuentan con información de campo que podría servir para procesar a Ghasemi y los tripulantes.

Lo último que recibieron Villena e Incardona fue el contenido de los celulares, ipads y computadoras de los sospechosos de terrorismo.

Sin embargo, si no llega información nueva desde Estados Unidos o Israel, la tripulación podría quedar liberada. De hecho, la carga de la aeronave ya recibió orden de liberación por parte de la justicia.

El magistrado aún no resuelve nada sobre la tripulación que iba a bordo en la aeronave. Tampoco hubo novedades acerca de qué se va a hacer con el avión Boeing 747, que podría ser embargado, entregado o decomisado a sus dueños.

Origen: Primer Informe