ES UNA AMENAZA PARA LA VIDA Y LA LIBERTAD

La Fundación Disenso presentó el año pasado un documental que desmonta el Foro de Sao Paulo y recuerda que sirve como foco de difusión de las ideas totalitarias del llamado Socialismo del Siglo XXI.

Lula da Silva y Fidel Castro. Fotografía de archivo. Reuters

El Foro de Sao Paulo es la iniciativa transnacional narcocomunista auspiciada a principios de los años 90 -tras el fin de la Guerra Fría- por el tirano cubano Fidel Castro y por el entonces líder sindical brasileño y presidente del Partido de los Trabajadores (y hoy expresidiario y candidato a la presidencia de Brasil), Lula da Silva.

El Foro fue definido por Nicolás Maduro como «fuerza democratizadora de América Latina y del Caribe», pese a representar realmente una amenaza para la vida, la libertad y la propiedad. Nació para evitar que la extrema izquierda comunista se derrumbara en Iberoamérica… y sus primeras reuniones tuvieron como protagonistas a los oligarcas de la dictadura cubana y al líder brasileño.

La Fundación Disenso presentó el año pasado un documental que desmonta esta red y recuerda que en las últimas tres décadas ha asaltado las instituciones de países en toda la Iberosfera, incluida España, y sirve como foco de difusión de las ideas totalitarias del llamado Socialismo del Siglo XXI.

La grabación incide en que el modus operandi de la red es Venezuela, donde el chavismo ha condenado a muerte el futuro del país y lo ha sumergido en la pobreza, y sus vínculos con organizaciones criminales como las FARC. «Son las sinergias del lavado de dinero y del narcotráfico lo que mantiene al Foro de Sao Paulo y hace que ahora se pueda permitir esta expansión», agregó.

Y subraya que el Grupo de Puebla, al que pertenecen el propio Lula, el que fue su ministro Fernando Haddad, la expresidenta brasileña Dilma Rousseff, el expresidente prófugo de Ecuador, Rafael Correa, y el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, entre otros, y que fue creado en julio de 2019, es un nuevo satélite del Foro que actúa como «lavado de imagen» de la red, «desgastada por sus conexiones con el narcotráfico y los crímenes de lesa humanidad».

Origen:Gaceta