LOS DEMÓCRATAS PIERDEN VOTO NEGRO E HISPANO

Menos del 40% de los votantes estadounidenses aprueban al presidente del país, Joe Biden, a 36 días de las elecciones de mitad de mandato.

Solo el 39 por ciento de los votantes estadounidenses aprueban al presidente del país, Joe Biden, a 36 días de las elecciones de mitad de mandato, unos comicios cruciales que pueden cambiar radicalmente la composición del poder legislativo.El presdiente de EEUU, Joe Biden. Europa Press.

El 52 de los encuestados desaprueba a Biden, un número muy alto para el mandatario demócrata, indica una encuesta de Civiqs publicada este lunes por Breitbart News. Un índice de aprobación presidencial es un indicador de cómo se desempeña el partido del presidente en las elecciones intermedias.

Además, el índice de aprobación de Biden se ha visto afectado por una caída en el apoyo entre los votantes negros, aseguró Harry Enten, reportero principal de datos de CNN.

Desde que Biden asumió el cargo en enero de 2021, ha perdido 23 puntos de apoyo de la comunidad negra, del 87 al 64 por ciento. La pérdida de apoyo de los negros a Biden está afectando a varias regiones del país de cara a las elecciones del próximo 8 de noviembre.

Muchos estados con importantes elecciones para el Senado y para gobernador tienen una cantidad significativa de votantes negros: en Georgia representan el 33% de los votantes; en Carolina del Norte, el 23%; en Ohio, el 11%; en Pensilvania, el 10%, lo mismo que en Nevada.

En la carrera para gobernador de Georgia, la demócrata Stacey Abrams perdería 12 puntos de apoyo de votantes negros respecto a 2020. En cambio, el gobernador republicano Brian Kemp ganaría 6 puntos de apoyo de la misma comunidad.

En cuanto al voto hispano, que históricamente también ha preferido a los demócratas, también estaría perdiendo fuelle en los últimos años. Desde las elecciones de mitad de mandato de 2018, habría pasado del 60 al 54%. En ese mismo periodo de tiempo, el apoyo de los hispanos a los republicanos ha crecido siete puntos, del 26 al 33%.

El voto hispano será un factor electoral muy importante en Nevada, Arizona y Carolina del Norte, donde la pelea por hacerse con las vacantes para el Senado entre los dos partidos están muy reñidas.

Origen: Gaceta