Por Daniel Romero

El Presidente debería aterrizar de una vez por todas.

Con la excusa del trastorno de estomago que sufrió en Bali, al asistir a la cumbre del G20, el Presidente Fernández busca cumplir con un capricho que lo desvela desde que asumió.

Los argentinos que pretenden viajar al exterior con su dinero, son traidores a la patria, según el relato oficial, pero gastar 25 millones de dólares en un avión con 22 años de uso, resulta ser una cuestión de estado, por la salud presidencial. A eso debemos sumar los viajes de Cristina Kirchner en el helicóptero presidencial para asistir a sus actos-fiestitas que comenzó a realizar, pensando en la campaña del 2023.

Ahora, utilizan el tema medico que lo aflige para poder gastar 25 millones dólares que la Argentina no tiene, hacen falta para adquirir insumos para el campo, la medicina, seguridad, hospitales y muchas cosas mas para poder producir o salvar vidas.

La excusa dada a conocer por la vocera presidencial, es falsa y tampoco estamos en condiciones de hacerlo. No seria el único Presidente que viaja en avión comercial, ya lo hizo Macri, Lacalle Pou, Mujica y tantos otros que continúan haciéndolo.

Alberto Fernández tiene a su disposición los aviones de la línea estatal, Aerolíneas Argentinas, que ya produce un déficit monumental, y bien puede utilizar uno de ellos, como ya lo hace, pero claro, no tiene los lujos de un avión con formato presidencial, como el actual Tango 01.

Por otro lado, a Fernández le queda un año de mandato y los tramites de la compra podrían terminar en marzo  o mas del 2023, con lo que le quedarían, a lo sumo, 9 meses para pasear en su chiche nuevo. ¿Cuántos viajes al exterior planea hacer en esos últimos meses de “pato rengo”?

Tal vez tenga planeados algunos rumbo a Madrid…pero de esas cosas se esta ocupando la primera dama.

El Boeing 757 al que le echaron el ojo, tiene 20 años de servicio sobre sus alas y no es uno de los que menos consume, fue dejado de producir por ese motivo, tal vez eso sea por lo que lo venden, pero a los cráneos de presidencia les parece una bicoca, 22 millones mas el Tango 01 como parte de pago, valuado en tres millones. Total 25 palos verdes.

El avión figura a nombre de Validus Aviation LLC, de Tampa, Florida, pero en la licitación de la OACI figura C&L Aviation Group,  con sede en Maine (Estados Unidos) que seria la intermediaria. “Tienen un poder para vender el avión” y cobrara una jugosa camisón, que tal vez, comparta

Al margen del costo y cuantas horas más tiene de servicio, esta el tema de la oportunidad. Insisto, el país no puede afrontar semejante costo con las reservas del Banco Central en rojo. Tampoco es ético adquirirlo. Aunque ya quedo demostrado, que el “asunto” de la ética, al Presidente no le quita el sueño.

¿Los argentinos ya olvidamos las fiestas en Olivos durante la pandemia?….creo que no.

Origen: Total News Agency