POR SCOTT MISTLER-FERGUSON

El último Índice Anti-Lavado de Dinero (AML) del Instituto de Basilea finaliza la clasificación de las Américas con dos islas del Caribe y deja los refugios tradicionales del crimen organizado en el medio del grupo.

El índice de 2022 colocó a Haití en la segunda peor posición a nivel mundial, lo que no sorprende dado que muchos de sus líderes políticos actuales y anteriores han enfrentado sanciones internacionales por corrupción y financiamiento de pandillas. Al Caribe, en general, le fue mal con las Bahamas y San Cristóbal y Nieves, que también se ubicaron en la parte inferior, a excepción de la pequeña nación de Dominica, que encabezó la clasificación de las Américas.

El informe también tenía a Ecuador, Brasil y México en el medio del paquete, a pesar de su papel de larga data en el crimen regional. Y mostró cómo países como Chile, Uruguay y Costa Rica han mantenido a raya la marea, a través de inversiones en unidades de delitos financieros, fiscales especialmente capacitados y decomisos regulares de activos. Incluso Colombia se desempeñó con honor , terminando en una mejor posición que varios países de la Unión Europea.

El Instituto de Basilea dice que el Índice contra el lavado de dinero (AML) es una clasificación de 203 países y jurisdicciones en función de sus respectivos esfuerzos y capacidades para mitigar el lavado de dinero. A continuación, InSight Crime analiza al gran ganador y al gran perdedor, y algunos intermedios.

Lo peor: Haití

Para Basilea, Haití obtuvo el peor puntaje en la región en términos de esfuerzos contra el lavado de dinero, así como el segundo peor del mundo, solo detrás de la República Democrática del Congo.

No fue sorprendente. Las acusaciones de lavado de dinero han rodeado a las élites políticas de Haití en los niveles más altos. El anterior presidente del país, Jovenel Moïse, quien fue asesinado en julio de 2021, se vio envuelto en investigaciones de lavado de dinero incluso antes de comenzar su mandato.

En 2019, la última evaluación del país del Grupo de Acción Financiera Internacional (FATF, por sus siglas en inglés) señaló que Haití «no había registrado ningún enjuiciamiento ni condena exitosos por delitos de lavado de dinero en los últimos cinco años».

Y en noviembre del año pasado, tanto Estados Unidos como Canadá sancionaron a los principales políticos haitianos por vínculos con el narcotráfico y las bandas financieras. Canadá citó específicamente el lavado de dinero como el motivo detrás de las sanciones financieras.

Global Financial Integrity (GFI) llamó la atención sobre los problemas estructurales que permiten a los políticos de Haití participar en actividades delictivas sin sentido en su informe de 2021 .

“La constitución otorga inmunidad a los miembros del parlamento mientras están en el cargo, y el estado no puede renunciar a ella para enjuiciarlos”, escribió GFI.

VER TAMBIÉN: Cómo los traficantes de drogas sintéticas de América Latina lavan dinero sucio

Un experto le dijo a GFI que esto da como resultado que los actores criminales «se postulen cada vez más para cargos públicos y dirijan sus empresas criminales desde los niveles más altos del gobierno».

De hecho, según GFI, el único problema más generalizado en Haití que el lavado de dinero es la corrupción, dado que los dos suelen trabajar de la mano.

Medio del paquete: Ecuador, Brasil y México

El Instituto de Basilea dijo que Ecuador, Brasil y México compartían dos puntos clave en común: la corrupción y el soborno representaron el peor puntaje en cada país, mientras que la transparencia pública representó el más alto.

Si bien las luchas de Ecuador con un aumento muy rápido de la violencia de las pandillas están bien documentadas, sus problemas de lavado de dinero siguen siendo menos conocidos. La cantidad de dinero que se lava en Ecuador alcanzó los 3.500 millones de dólares en 2021, tres veces más que en 2016, según un informe recién publicado por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG).

El CELAG agregó que el lavado de dinero en el país podría representar hasta el 5 por ciento del producto interno bruto de Ecuador. El aumento en el narcotráfico ha impulsado la mayor parte de este aumento, dijo el grupo de expertos, con ganancias de drogas ahora tan abundantes que superan con creces la capacidad de investigación financiera de Ecuador.

Brasil también terminó en la mitad del índice de Basilea. Las acusaciones de lavado de dinero persiguieron constantemente a la presidencia y la familia de Jair Bolsonaro. El expresidente se vio envuelto en acusaciones de que formaba parte de un esquema, conocido como rachadinha, en el que una parte de los salarios de los empleados se retendría como soborno para que mantuvieran sus trabajos. Su hijo, Flavio, su exesposa y varios otros aliados de Bolsonaro también tienen estado bajoinvestigación por lavado de dinero.

A mayor escala, el país tuvo que lidiar con casos de lavado de dinero de alto perfil que involucraron a una de sus mayores empresas de comercio de criptomonedas . Y los grupos de milicias en Río de Janeiro, estructuras criminales a menudo compuestas por policías activos y retirados, lavaron hasta tres mil millones de reales ($ 582 millones) obtenidos de una variedad de economías criminales en el transcurso de tres años, según estadísticas del Consejo. de Control de Actividades Financieras (Conselho de Controle de Atividades Financeiras – Coaf), el organismo de investigación de lavado de dinero del gobierno.

El nuevo presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha enfrentado sus propios escándalos de lavado de dinero, en relacióncon la amplia investigación Lava Jato (Lavado de autos), que encontró una amplia corrupción entre políticos latinoamericanos y el gigante brasileño de la construcción, Odebrecht, entre otros esquemas. Actualmente enfrenta una batalla política mientras trata de reformar la supervisión y la rendición de cuentas de Coaf.

La transparencia pública y la rendición de cuentas fueron la gracia salvadora de México. Las estrictas leyes del país para las declaraciones de bienes personales y la transparencia en el financiamiento de las elecciones se clasificaron entre las mejores del mundo, al menos en papel, según el índice contra el lavado de dinero de Basilea. Pero por corrupción y soborno, México fue juzgado peor que Rusia o Myanmar.

La lentitud percibida de las investigaciones de México en el escándalo de Odebrecht, cuando otros países han encarcelado o procesado a varios sospechosos, no ayudó.las condenas de renombre y las amenazas contra los investigadores solo han fomentado la ausencia de progreso.

Y un aumento en el tráfico de fentanilo, que depende en gran medida de los precursores químicos de China, también ha llevado a los grupos mexicanos a invertir millones de dólares en esquemas financieros con socios chinos, que son muy difíciles de rastrear dada la falta de apoyo de las autoridades chinas.

Lo mejor: Dominica

La pequeña isla caribeña de Dominica obtuvo el mejor puntaje general de la región en el índice de Basilea, superando el promedio mundial en riesgo político y legal, así como en riesgo de corrupción, soborno y riesgo general de lavado de dinero.

Sin embargo, los expertos no estuvieron unánimemente de acuerdo sobre el éxito de Dominica. Si bien Dominica obtuvo la clasificación más alta en efectividad ALD, según el Índice del Instituto de Basilea, GFI calificó su efectividad en 2.5 de 5, colocándola firmemente en el medio del paquete para la región.

GFI señaló que la Unidad de Servicios Financieros (FSU) de Dominica, que regula los bancos y las instituciones financieras, además de luchar contra los delitos financieros, tiene solo seis empleados.

La escasez de personal y la falta de recursos son grandes problemas para la preparación ALD del país. Aún así, entre 2016 y 2018, Dominica logró realizar 21 incautaciones de activos relacionados con el lavado de dinero y procesó siete de las diez investigaciones de lavado de dinero iniciadas durante ese período.

Además, Dominica está escasamente poblada, es una economía en desarrollo y carece de infraestructura inmobiliaria, el vehículo más común para el lavado de dinero en las jurisdicciones del Caribe. El país también realiza relativamente poco comercio, otro canal bien conocido para el lavado de dinero, con exportaciones e importaciones combinadas que apenas superan los $ 400 millones, según estimaciones de la CIA en 2021.

A pesar de su clasificación superior, Dominica es uno de los muchos puntos de transbordo del Caribe para narcóticos ilegales en ruta desde América del Sur hacia el continente europeo. Según el Informe de la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos de EE. UU. de 2022, este es el principal impulsor del lavado de dinero en la isla.

Origen: Insight.org