La historia registra los sentimientos de miedo con los que vivían los más terroríficos dictadores

Antonio Ledezma

Muchos de esos tiranos que citaremos en estas reflexiones apelaban a las doctrinas de Thomas Hobbes, malinterpretando cada uno de esos escritos que para ellos dieran pie a despertar la creencia de que los temores compartidos, esa sensación mutua de miedo, vendría siendo la génesis de las sociedades en los diferentes tiempos de la humanidad y en sus más variadas dimensiones.

Imposible dejar de tener presente la configuración del Leviatán como factor demonizado de la vida en sociedad, cuya deriva a la anarquía era previsible sino se colocaban barreras a ese desplazamiento.

Uno de ellos, Adolf Hitler, que fue capaz de instalar los campos de concentración en los que, planificada y fríamente, liquidaban la vida de miles de seres humanos.

Pues, ese monstruo que se solazaba en ordenar, apresar, torturar y matar era, a la vez, un temeroso hipocondríaco que lloriqueaba en silencio, aguijoneado por el pavor que le producía el solo pensar en padecer de cáncer de garganta.
A ese demonio atrapado en su inocultable egolatría, a ese sociópata contumaz le aterraba perder la voz que usaba para entonar sus mesiánicas exposiciones.
En declaraciones que publicó el diario Bild am SonntagDeprem-Hennen indica que el dictador nazi «se alimentaba muy mal y sufría parodontosis».

Es muy probable que Hitler padeciera una fuerte halitosis

La facultativa saca una serie de conclusiones del análisis de estos informes, actas que durante años se creyeron perdidas. «Es muy probable que Hitler padeciera una fuerte halitosis».
Otro de esos monstruos fue Stalin, el creador de los famosos Gulag en los que el Departamento de Interior de la Unión Soviética confinaba a miles de disidentes. Lugares en donde Stalin asesinó a miles de camaradas por la simple sospecha de que podían serles desleales a sus demencias.
Pues ese implacable dictador tenía miedo de volar. Muy contrario a su fervor por la aviación no le resultaba fácil subirse a un avión y por eso se inclinaba a viajar en tren.
Stalin era un paranoico que temía ser envenenado, por eso contaba con un séquito que debía probar cada uno de los alimentos y el vino antes de ingerirlos.
Durante la Gran Purga, a finales de la década de 1930, su paranoia empeoró todavía más.
El miedo de ser asesinado mientras dormía llevó a Stalin a invertir los tiempos, dormía algo de día y trabajaba por las noches, pugnando con el agotamiento, ya que se quedaba dormido cuando estaba física y psicológicamente fatigado.

Benito Mussolini «comprendió que el miedo puede más que la esperanza»

Antonio Scurati, en su obra El hijo del siglo, asegura que Benito Mussolini «comprendió que el miedo puede más que la esperanza».
Ese tirano de origen italiano se apoyaba en las más pérfidas acciones para someter a un pueblo; llegó a utilizar armas prohibidas para reducir a sus adversarios.
La historia le factura el empleo de armas químicas, como el gas mostaza en la guerra de Etiopia. Hasta que una muchedumbre desenfrenada colgó su cadáver y el de su amante, los empaparon de salivazos, para después apedrearlos y profanarlos.
Antes de su ejecución, un temeroso y acobardado Mussolini pretendía escapar a Suiza, abandonando a su peor suerte a su mujer Rachele y a sus hijos disfrazado de soldado alemán, luciendo capote y casco como integrante de un convoy nazi, hasta que fue descubierto.
Mussolini abrigaba la esperanza de que por segunda vez fuera rescatado de la prisión, tal como lo habían hecho las fuerzas leales a su tiranía y por encargo de Hitler, en aquel hotel confundido en las nieves de las montañas de Abruzzi.
Mao Tse-Tung fue un demencial gobernante, egocéntrico cruel, sádico con un insaciable apetito sexual, nada compasivo, que cerró su ciclo con la famosa Revolución Cultural Proletaria.
En la sangrienta era de Mao se desencadenó, no menos de 70 millones de seres humanos que fueron abatidos en medio de una ola de odios en los que sus fanatizados seguidores cantaban que «el este es rojo, el sol ha salido y Mao Tse-Tung ha parecido en China».
Murió acorralado por miedos que le producían los fantasmas de sus victimas que lo acosaban.
En Venezuela, el tirano Juan Vicente Gómez sentía escalofrío cuando escuchaba a los jóvenes venezolanos que lo enfrentaban entonar el sísmico y esotérico «sacalapatalajá».
También en VenezuelaMarcos Pérez Jiménez salió corriendo al aeropuerto de Caracas el 23 de enero de 1958 para abordar el avión conocido como la Vaca Sagrada, después de escucharle a su compadre Lloverá Páez decirle «pescuezo no retoña».
Otro dictador, Hugo Chávez Frías, era de una impenitente cobardía.
Quedó para la posteridad la forma en la que se escondió en el Cuartel de La Montaña, mientras seguía mirando por unos binóculos a los que en los alrededores del palacio de Miraflores trataban de cumplir la orden de asesinar al presidente constitucional de la República, Carlos Andrés Pérez.
Actualmente, su carnal Nicolás Maduro no ha demostrado ser diferente a su mentor. Se dice que no duerme porque le cuesta cerrar los ojos atemorizado de ser asesinado.
Desconfía hasta de su propia sombra, más de los espíritus de los miles de ciudadanos que por sus órdenes han sido victimas de sus crímenes de lesa humanidad.
  • Antonio Ledezma es el alcalde legítimo de Caracas y está exiliado en España

Origen: El Debate