70 años del golpe del 4 de junio de 1943

4 de junio 70 años del golpe militar del 4 de junio de 1943, que comenzó a poner fin a la llamada “década infame” y abrió el camino del peronismo.

Peron y Farrell 1943

El golpe del 4 de junio fue liderado por militares reunidos en el Grupo de oficiales unidos (GOU), al que pertenecía el coronel Juan Perón, y determinó la asunción del presidente de facto, general Pedro Ramírez.

La revolución desconoció las autoridades civiles, presididas por el doctor Ramón Castillo y se hizo cargo del gobierno con un programa más bien confuso y algo contradictorio, que revelaba que no había sido suficientemente pensado antes de pasar a la acción.

El 4 de junio de 1943, una revelación militar resolvía desconocer las autoridades civiles, presididas por el doctor  Ramón Castillo, haciéndose cargo del gobierno.

Entre los actores de este levantamiento se encontraban cuadros militares que se manifestaban deseosos de bloquear la candidatura presidencial del hacendado Robustiano Patrón Costas, que había sido avalada por el régimen depuesto y que era la continuidad de la política vigente.

Patrón Costas, señor del Tabacal en Salta, representaba el continuismo conservador y no ocultaba, con respecto a la confrontación mundial, que se desarrollaba en esos momentos, su simpatía por la causa aliada, en contraposición con la, hasta entonces, dudosa neutralidad llevada a cabo por Castillo.

Otros partícipes del levantamiento eran cuadros militares que se encontraban hastiados del fraude electoral sistemático y estaban, también, los partidarios del “nacionalismo de derecha”, mortificados por el desplazamiento sufrido en la revolución de 1930, cuando fueron desplazados por el grupo encabezado por el general Justo. Todos estos sectores coadyuvaron, pues, en producir la revolución de junio.

En un primer momento, el general Arturo Rawson fue consagrado presidente provisional pero, debido a problemas internos, se vio obligado a renunciar, dejando el cargo en manos del general Pedro Ramírez.

La política internacional de éste estuvo gobernada por el principio de neutralidad que representaba, a esa altura, una concomitancia con las potencias del Eje Berlín-Roma-Tokio.

En febrero de 1944, Ramírez fue obligado a renunciar luego de que el gobierno argentino, incapaz ya de sostener la presión externa, rompiera, un mes antes de la finalización de la guerra, sus relaciones diplomáticas con Alemania.

La renuncia de Ramírez dejó la revolución en manos del general Edelmiro Farrell y, tras de él, el grupo allegado al GOU, encabezado por los coroneles Juan D. Perón y Domingo Mercante.

Perón, que ocupaba la secretaría del ministerio de Guerra desde junio de 1943, siguió escalando posiciones hasta ser nombrado vicepresidente en julio de 1944.

De esta manera, se convirtió en el hombre fuerte del régimen militar, ya que, además de esos dos cargos, retuvo también la cartera de Trabajo y Previsión, a la que había sido promovido en noviembre de 1943. Fue, justamente, desde este cargo, donde Perón desarrolló una activa política destinada al ámbito gremial, iniciándose un período que cambiaría las formas organizativas del movimiento obrero y la relación de éste con el Estado.

Desde la secretaría del Trabajo se impulsó, asimismo, la creación de sindicatos nuevos y se amplió la legislación laboral, haciéndose cumplir la que, hasta ese momento, existía sólo en los papeles.

El 1° de mayo de 1945, Perón reseñaba la tarea realizada por la Secretaría de Trabajo y Previsión en el último año: 29 decretos; 319 convenios y 174 gestiones conciliatorias que habían beneficiado a más de 2.580.000 trabajadores.

Al mismo tiempo que se iba definiendo el apoyo de los trabajadores al gobierno, también iba creciendo la resistencia de los sectores patronales a su política social.

En junio de 1945, 321 entidades empresarias de todo el país, representativas de la industria y del comercio, elevaban un memorando al presidente y publicaban un manifiesto del sector.

Señalaban la alarma producida por el proyecto salarial mínimo, vital y móvil, aumento de salarios y participación en las ganancias; preocupadas también por “la intranquilidad creciente de un ambiente de agitación social, que venía a malograr la disciplina y pujante eficiencia del esfuerzo productor y cuya gravedad hallaba origen en el constante impulso que se deparaba desde dependencias oficiales”.

Este documento significaba una virtual declaración de guerra contra el gobierno y, en particular, contra Perón y la secretaría de Trabajo y Previsión. A esta ofensiva, se sumarían vastos sectores de la clase media, principalmente estudiantes y profesionales; las organizaciones sindicales aún controladas por socialistas y comunistas, partidos políticos; casi toda la prensa; sectores del Poder Judicial y de las Fuerzas Armadas y, finalmente, desempeñando un activo papel en la coordinación de todos estos elementos, el recién llegado embajador norteamericano Spruille Braden.

Para la oposición, Braden era un aliado que recalaba en la Argentina para dirigir la operación definitiva contra el “totalitarismo” y el “nazismo vernáculo”.

Pero, detrás de sus invocaciones a la “democracia”, el representante norteamericano no ocultaba su propósito de tutelar determinados intereses, buscando imponer un gobierno dócil a los negocios planeados por Estados Unidos para la posguerra, tales como la posibilidad de que las líneas aéreas norteamericanas pudieran explotar comercialmente el mercado interno argentino.

Evidentemente, Estados Unidos, que emergía de la Segunda Guerra Mundial como potencia hegemónica dentro del bloque occidental, disputaba, a la ya declinante Inglaterra, la influencia que, hasta entonces, ésta había mantenido en el Cono Sur.

En septiembre de 1945, la oposición organizaba la ‘Marcha de la Constitución y la Libertad”, reclamando el fin del gobierno militar y su manejo provisional por la Corte Suprema. La acometida de la oposición ganó cuerpo en un sector de los cuadros militares que, por otra parte, estaban descontentos con el grado de poder alcanzado por Perón.

El 8 de octubre, el general Eduardo Avalos, jefe de la guarnición militar Campo de Mayo, notificaba a Perón que había renunciado a sus cargos ya que no contaba con el apoyo de las fuerzas armadas.

La rebelión militar triunfante decidió la detención de Perón y su internación en la Isla Martín García, mientras una junta de militares se apersonaba a Farrell para la formación de un nuevo gabinete.

La falta de una conexión directa entre la oposición y los militares contribuyó al reagrupamiento de las fuerzas favorables a Perón, ya que la oposición desconfiaba de los militares y no perdía oportunidad de repudiar su gestión. Ello favoreció el grupo partidario de Perón, que tenía su representante principal en el propio presidente Farrell, quien maniobró hasta último momento para conservar la hegemonía en el gobierno.

Por su parte, los cuadros sindicales adictos a Perón y la propia masa de trabajadores, se movilizaron agrupándose, el 17 de Octubre de 1945, en la Plaza de Mayo, luego de converger desde los suburbios capitalinos y de las zonas aledañas a la provincia de Buenos Aires. Allí, por medio de una huelga general que se extendía por todas partes, reclamaban la presencia de Perón.

Lograda ese mismo día la liberación de Perón, el discurso de éste pronunciado por la noche desde los balcones de la Casa Rosada, preanunciaba su plan electoral, que contemplaba la renuncia a los cargos en el gobierno para aspirar a la candidatura presidencial. La convocatoria a elecciones cerraba la última etapa de la revolución de junio.

Fuente:http://www.aimdigital.com.ar/aim/?p=29144

70 años,exactamente que nuestro pais fue marcado con la “Estigma “del peronismo y que nadie ,absolutamente en todo este tiempo ,logro cambiar ,por otro proyecto y alternativa posible.

Argentina no ha podido zafar de este movimiento llamado peronismo que segun quien lo gobierna pasa de la derecha a izquierda en un abrir y cerrar de ojos ,pero siempre auroritario,demagogico y populista.

Recordemos que el golpe de 1943 fue el unico en el que participaron Fuerzas Militares y no civicas como los golpes que subsiguieron.

Adri Bosch

Sugiero lean en la nota siguiente

TRES REVOLUCIONES MILITARES
Juan Domingo Perón

About these ads