Que verdad tan dolorosa y bien contada: «Año nuevo, vida vieja» por Laureano Márquez.